Federico García Lorca nació en la vega de Granada, respiró el aire de la ciudad, la intimidad de sus pequeñas plazas, y cruzó el mar para hermanarse con las calles de Nueva York, con los teatros de Buenos Aires o con los sones de La Habana. García Lorca recogió la tradición granadina para convertirla en presente vivo, en camino hacia el futuro, y eso es lo que hace hoy Granada al fundirse con su nombre en la denominación de un premio de poesía. Unida está, efectivamente, la figura de Federico a su ciudad. "Si me muero dejad el balcón abierto", ordenó el poeta en su poema. Y Granada ha sabido respetar su voluntad.

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega del I Premio Internacional de Poesía "Ciudad de Granada, Federico García Lorca"

     

Poesía

Contra la noche oscura
una pantalla que arde
y una página en blanco

Jose Emilio Pacheco

No hay otro aquí
en este plato vacío
sino yo
devorando mis ojos
y los tuyos.

(De Canto villano)
Blanca Varela

La palabra

Igual que un pájaro
salta desde una rama,
de ese modo
surgió en el aire limpio de aquel día
la palabra:
amor.
Era
suficiente.

Ángel González

 

  17 de diciembre de 2004
 
Un diseño de
Ayuntamiento de Granada © 2006 | Todos los derechos reservados