img

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias

Federico García Lorca nació en la vega de Granada, respiró el aire de la ciudad, la intimidad de sus pequeñas plazas, y cruzó el mar para hermanarse con las calles de Nueva York, con los teatros de Buenos Aires o con los sones de La Habana. García Lorca recogió la tradición granadina para convertirla en presente vivo, en camino hacia el futuro, y eso es lo que hace hoy Granada al fundirse con su nombre en la denominación de un premio de poesía. Unida está, efectivamente, la figura de Federico a su ciudad. "Si me muero dejad el balcón abierto", ordenó el poeta en su poema. Y Granada ha sabido respetar su voluntad.

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega del I Premio Internacional de Poesía "Ciudad de Granada, Federico García Lorca”.

17 de diciembre de 2004
Volver Leer más